LOS MÁS LEÍDOS

6 ago. 2012

Edad para leer los clásicos


Hace unos días fui a tomar un café con un antiguo profesor. En un rincón de la cafetería donde estábamos había un adolescente con un libro en las manos. Era nada menos que El Quijote. Que un joven de aparentemente 15 años lea ese libro ya da gusto. Actualmente a los jóvenes los atraen ciertas bazofias innombrables que uno a veces quisiera verlos haciendo otras cosas y no leyendo. Pero en fin, dejemos a Crepúsculo y otras tantas novelas por el estilo en paz.
Le dije al profesor que me alegraba el hecho de que los jóvenes leyeran El Quijote, y él, para mi asombro, me respondió que a él no. “No lo va a entender”, dijo, “y lo dará por leído. Cuando tenga la edad en que se pueden disfrutar los clásicos, ya no lo leerá”.
Me quedé asombrado, pero no pude menos que echarme sus palabras a la bolsa para reflexionarlas más adelante. De momento sólo me dediqué a hacer que abundara en su opinión. Me dijo que él cree que lo mejor para los jóvenes es leer esas cosas que algunos confunden por libros y que son de inicio a fin todo lo contrario a una buena novela. “Los jóvenes, prosiguió, aunque algunos son muy inteligentes, no entienden nada de calidad literaria, pero después de los treinta tendrán un mejor criterio y podrán disfrutar de las obras maestras en su justa medida. Entonces ya podrán leer a los clásicos, y los verán cómo son. Ahora no pueden distinguirlos de entre de esas novelas que abundan llenas, en el mejor de los casos, de errores arguméntales y de erratas”.
No puedo menos que reconocer que algo de razón tenía este hombre educado a mediados del pasado siglo. No digo que sea necesario estudiar un doctorado en literatura para entender a los clásicos, pero quizás los que leímos El Quijote siendo muy jóvenes debamos pensar muy seriamente en releerlo y no sólo limitarlos a recordarlo. Sin duda lo veremos con otros ojos.

8 comentarios:

  1. MI papá no me dejó leer Borgeshasta después de los 17, cuando consideró qe tenía uficientes lecturas en mi haber parahacerle frente. Me dijo con con ese y otros autores me iba a suceder que si los leía antes de tiempo los iba a odiar. Aclaro que mi viejo es porfesor de literatura. Yo sin su supevisión empecé a leer "Los pasos perdidos" de Alejo Carpentier y lo odié. De hecho lo tenía en la mesa deluz como somnifero. Mi viejo lo atribuyó a lectura antes de tiempo y es el día de hoy que no toco ni con un palo los libros de ese autor. Borges, en cambio, me gustó bastante, en especial su poesía. En conclusión coincido con tu amigo. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con el profesor. Creo que nos obligan a leer en una edad que no es la adecuada clásicos que efectivamente son difíciles de comprender tan temprano. Lo único que se consigue es que aborrezcan la lectura, lo bueno es que lean, lo que sea pero que lean y se enganchen.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hay libros a los que te quieres enfrentar y no puedes. Yo tengo 23 años, hace dos que lo intenté con Rayuela de Julio Cortázar y tuve que dejarlo casi desde el inicio porque se escapaba a mi entendimiento, hace unas semanas volví a cogerlo y la cosa cambió muchísimo. En cierta medida el profesor tiene razón, no sé si cada libro tiene una edad, lo que si sé es que cada libro tiene su momento.

    ResponderEliminar
  4. Perdona que te lo diga, pero no estoy de acuerdo con tu profesor. No sé si será porque a mis 16 y 12 años (ahora tengo 21) sí que entendía los buenos libros. Sé lo que es calidad literaria, lo que es un bet seller y lo que es crepúsculo.

    No creo que sea loable que ese profesor subestime la capacidad mental de los jóvenes y meterlos a todos dentro del saco. No me parece justo. Yo a los 16, junto con algunas amigas, comentábamos a Borges, a Bolaño, a Beckett, a Auster, a Cortázar, a Coupland, a Poe, a Nemirovsky, a Shelley, a virginia Wolf y tantos otros.

    Y déjame añadir algo más: leí el Quijote a los 14 años y lo disfruté tanto como cuando volví a releerlo a los 20.

    Repito: no subestimes a los jóvenes lectores. NO NOS SUBESTIMEN.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo contigo.

      Aunque he de decir que cuando leí por primera vez el Quijote con 13 años me gustó, pero cuando lo volví a leer con 39 percibí muchísimos más matices. Esto es, a un joven le puede gustar un clásico, incluso aunque no sea una obra sencilla. Pero pienso que la edad (y la experiencia) hace que la percepción sea diferente.

      Eliminar
  5. Me gustaría decir algo respecto a lo aquí publicado y al comentario anterior. Estoy de acuerdo en que cada libro tiene un momento una madurez personal para leerlo. Tengo 16 años y tuve que leer el Quijote por obligación debo hacer un ensayo y me interesé en este tema ¿por qué?, porque sinceramente lo que logré leer y entender del libro me gustó bastante pero no lo pude disfrutar por tener una fecha límite y por tener que entenderlo a la fuerza. Estoy consciente de que en un gran libro pero no debería haber libros obligatorios, mas bien recomendados. Me alegro mucho de la gran capacidad de lectura que tiene el autor del anterior comentario y lo admiro porque sencillamente yo carezco de esa capacidad. Si bien he leído libros por obligación en el colegio que me han parecido excelentes, la mayoría termino odiándolos por el mero hecho de leer obligada. Me encantaría leer algo bueno algo espectacular, un clásico si me lo recomiendan y si tengo el tiempo. Cada uno tiene su tiempo y edad para leer , por eso me alegro de que algunas personas puedan leer siendo jóvenes, pero conociendo la realidad de mi curso y otros jóvenes creo que la mayoría no tenemos esa capacidad (por lo menos en mi generación la cual es poco lectora).

    ResponderEliminar
  6. yo me lo estoy leyendo con 13 y la verdad es que no me entero muchas veces del mensaje que nos quiere transmitir Cervantes con cada una de las aventuras de Don Quijote, pero está gustando leérmelo por las aventuras del El caballero de la triste figura; los palos que les dan a el y Sancho y todo eso...

    ResponderEliminar
  7. Me voy dando cuenta de lo que el profesor dijo. Presione a mi hija para que deje la "mala lectura" por la clásica, pero aunque quizas no la entienda, lo prefiero....quiza la experiencia es lo que a los padres nos da el sabor de cada lectura, y si ella se inclina por estos placeres, deseará volver a leerlo. Saludos.

    ResponderEliminar