LOS MÁS LEÍDOS

21 mar. 2012

Blogs abandonados

Desde que tengo blog, hace no tanto, he visto que muchos blogueros que en el pasado iniciaron la misma aventura que yo un buen día se cansaron y dejaron su blog solo como si fuera un perro callejero. Por fortuna un blog no come, y eso hace que sobreviva, algo que no deja de ser, en algunos casos, bueno, porque hay cosas interesantes que vale la pena leer y están allí desde hace años y quién sabe cuánto más durarán.
A quien tiene un blog encontrar otros abandonados quizás no le sorprende. Crear un blog es la cosa más sencilla del mundo, pero mantenerlo actualizado ya viene a ser algo que algunas veces resulta complicado. Probablemente muchos crearon su blog en período vacacional o cuando el trabajo aún dejaba algo de tiempo libre y no estresaba tanto. Pero luego les han llegado los períodos en los que conservar el titulo de bloguero no es fácil.
A mí esta aventura me ha gustado mucho. Y mantenerla no me cuesta más que quitarle una hora al sueño de vez en cuando. Me queda claro hasta dónde llega un blog y cuál es, en mi caso, su función, por eso no soy muy asiduo a publicar. Lo hago casi siempre una vez por semana, y no niego que eso significa pagar un precio. Porque si a un lector le gusta la entrada de hoy quizás vuelva mañana, o pasado, pero si no encuentra nada nuevo no volverá.
Creo que el hecho de que millones tengamos un blog radica en la libertad que tenemos para manejarlo cómo queramos. Publicar no es obligatorio y no hacerlo no es delito. Si el trabajo aprieta o el estrés se amontona, bien puede uno ausentarse varias semanas pagando, eso sí, un alto costo: la perdida de lectores, lo que a un bloguero más importa.
No deja de sorprenderme que muchos blogueros han mostrado una disciplina y un amor a su blog sorprendentes. Llevan años en el oficio y publican con una continuidad que sorprende: una entrada al día. Su premio, sin duda, son los lectores, más fieles que una esposa medieval. Yo no pretendo competir con ellos. Una entrada por semana, quizás a veces dos, es lo más que prometo. Me gusta mi blog, pero tengo más cosas que reclaman mi tiempo, así es la vida.
Y creo que ésa es, en mi caso, la única opción de que el blog perdure. Si me dedicara demasiado a esto, quitándole al sueño más horas de las que puede ceder, terminaría aburriéndome u odiando mi blog. Y ésa no es la intención. No quiero mi blog en la lista de abandonados y para eso es necesario que no me exija tanto. Si puedo conservarlo durante dos años, quizás entonces pueda comprarme una cascota, a la que sí tendría que atender diario.

12 comentarios:

  1. Muy interesante tu entrada. A mi también me maravilla la gente publica todos los días, ¡eso sí que es constancia! Aún así, creo que lo importante es que cada uno esté contento con lo que publica y no con la cantidad, porque si no, se puede caer, como bien dices, en el aburrimiento o el hastío. Espero poder leerte durante mucho tiempo más, 1beso!

    ResponderEliminar
  2. Hace unos mese leí un artículo, creo que en El País, sobre los blogs que se quedan ahí, para siempre, cuando sus autores mueren. Tremendo.

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé si el mío va camino de convertirse en uno de esos blogs abandonados. Espero que no porque me resulta muy entretenido esto de ser bloguera y pasarme por los blogs de los demás a comentar, pero lo cierto es que razón no te falta, yo misma abrí el mío en un tiempo en el que parecía tener más tiempo libre. Hace cosa de un mes no encuentro tiempo para nada, se me ha complicado todo y hacer una reseña lleva su tiempo, eso sí, leer leo siempre, pero reseñar es otra cosa. Yo también siento una profunda admiración y por qué no, también cierta envidia, por esos blogs que publican prácticamente a diario. A mí me resulta del todo imposible y no pretendo competir con ellos, pero sí que me gustaría que no pasaran más de dos semanas sin publicar algo. A ver si la cosa se arregla pronto. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Da pena ver blogs abandonados, pero así es la vida. Confieso haber abandonado blogs anteriormente, pero no tenían que ver con la literatura. Eran de otra cosa. Como bien dice Rebeca en el comentario anterior al mío, leer es una cosa y reseñar otra. Los blogueros que publican a diario normalmente dedican la mayoría de sus entradas a concursos, a novedades de editoriales y cosas por el estilo. A mí me interesa más la reseña 'pura y dura', es por eso por lo que el blog se actualiza cada tres días, ni uno más ni uno menos.
    Espero tener tiempo en el futuro para seguir dedicándole tiempo a esto, porque me encanta.

    ResponderEliminar
  5. Pues mira, yo debo confesarte que inicié una andadura bloguera en verano y ese es uno de los blogs abandonados de los que hablas cuando pululas por ahí puede que te topes con él. Era un blog de viajes, en el que pretendía hablar sobre mi ciudad, pero pronto me di cuenta de que lo mío eran los libros, creé el blog literario que conoces y pretendo mantenerlo actualizado. Lo que yo no puedo hacer, por falta de tiempo, es publicar una entrada cada día. De veras que admiro a los que lo actualizan a diario, con entradas largas y enjundiosas.

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  6. Hombre...publicar a diario y entradas curradas cuesta lo suyo...
    Yo publico según mi tiempo y mis ganas. He estado semanas publicando a diario (como estas dos últimas) o publicando cada 3 días.
    Ahora mismo publico casi a diario (exceptuando los sábados y domingos) a primera hora de la mañana antes de ir a trabajar. De hecho si no lo hiciera así, no tendría otra forma, ya que luego casi todo mi tiempo lo tengo ocupado.
    Lo que no creo es que lo abandone. Lo tengo desde el 2006 que lo usaba como mi diario de lecturas y ha sido desde noviembre del 2011 cuando he empezado a introducirme en el mundo de los blogs. Así que espero que si no consigo mantenerlo para mis lectores lo consiga para mi misma como hacía antaño.
    Buena entrada.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Cuando uno empieza en este mundo no tiene ni idea de que va la cosa. Es fácil empezar a diseñar tu blog, elegir imágenes, colores, letras, etc. Pero cuando tienes que currarte las reseñas y visitar otros blogs para ponerte un poco al día es cuando te das cuenta realmente de qué se trata. Hay gente que se ve superada por eso o simplemente no tiene tiempo.
    Yo hago lo que buenamente puedo, pero veo muy difícil crear una entrada diaría, a no ser que de a mis hijos en adopción.
    En fin, cada uno tendrá sus motivos.

    Qué juego das siempre. Un beso.

    ResponderEliminar
  8. o también estamos los que tenemos blog, y seguimos a otros blog, pero no tenemos tanto tiempo para seguir al pie de la letra cada entrada, aunque nos guste como lo hacen o lo que ponen, porque asi como hay que publicar, hay que leer en el tiempo que se nos permita... quiza no comentamos seguido pero por ahí estamos!!!
    saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. Esta claro que crearlo es rapido y sencillo, pero aportarle contenidos y si quieres buen posicionamiento requiere de un ingenio y originalidad y cuesta sacar a la luz.

    Animo yo tambien me uno al club de los que no queremos abandonar

    ResponderEliminar
  10. Yo les llamo blogs fantasmas, como los barcos fantasma o los pueblos fantasma del oeste. Lo que ocurre es que la gente se lanza a la aventura con un tema a veces sin saber si hay gente interesada y visitantes que les vayan a encontrar. Y luego vienen las desmotivaciones y los lloros. Es que hay que hacer investigaciones antes y ver como anda el tema en internet. O si no, no pasa nadie por el blog y veras bolas de hojarasca rodando por la calle principal y oirás el viento silbar como el aullido de la muerte en tu blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Pues este blog ya cayó en lo mismo... está abandonado desde el 2013.

    ResponderEliminar